¿De dónde venimos?  Una reflexión actual sobre nuestra identidad

¿De dónde venimos?  Una reflexión actual sobre nuestra identidad

Si hoy te preguntaran en la calle cómo has construido tu identidad, ¿qué dirías?

¿Sabes de dónde viene esa alegría que nos caracteriza a los latinos? ¿O por qué ciertos ritmos nos ayudan a ahuyentar la tristeza? ¿O de dónde sacamos tanta rebeldía o resistencia?

Posiblemente la respuesta más honesta sea no. Y si la respuesta es sí, en Rescatando la historia queremos mostrarte otra versión de eso que aprendiste y te hace creer que conoces plenamente el origen de esa identidad que te caracteriza. 

Vivimos en un mundo que está cambiando constantemente. Estamos influenciados por nuevas tecnologías que modifican a gran velocidad las dinámicas sociales y cada vez son más importantes el lado humano, valores como la empatía y la solidaridad, y la búsqueda constante del estado de bienestar.

La felicidad se convirtió en el eje desde el cual gira la vida y la identidad es un punto fundamental: los seres humanos ahora pensamos más en vivir satisfechos, cómodos y tranquilos con quien somos, sin importar salirse de lo que, hasta hace poco, era lo políticamente correcto. 

Y justamente porque la identidad es un elemento clave cuando se piensa en bienestar y felicidad empezamos Rescatando la historia con África, ese continente que guarda los orígenes más profundos de la humanidad, dinámicas sociales que reconocen la existencia del otro y que comparten valores que, hoy en día, están moviendo el mundo: el medio ambiente, el respeto por las especies, el desarrollo sostenible, entre otros. 

Y estamos convencidos de que no hay mejor manera de construir esa identidad más honesta que reivindicando de dónde venimos, los valores que hemos olvidado y las tradiciones de nuestros antepasados. ¿Cómo lo vamos a hacer? Estudiando la historia y abriendo la mente a otras versiones.

Descubriendo información que nos hará estallar la cabeza, en el buen sentido, porque nos dará herramientas para cuestionarnos, cuestionar nuestro entorno y cómo estamos viviendo la vida.

En Rescatando la historia queremos contribuir a cambiar la forma en que hemos estudiado la historia africana, la historia negra. Estamos convencidos de que la mirada eurocentrista no es la única forma de estudiar la historia, y de que hay muchísima información más allá de lo que los libros tradicionales de historia nos han enseñado.

A continuación, podrás leer apartes del texto Epistemologías alternativas descolonizadoras: una herramienta de conocimiento y re significación de la historia de los descendientes de África en Iberoamérica, del profesor Maguemati Wabgou, doctor en Sociología y Ciencias Políticas.

Si estás interesado en profundizar esta información y conocer la bibliografía completa, te invitamos a que hagas click aquí para descargar el paper completo y original. 

Las constantes expresiones de negación o indiferencia con respecto a los aportes de las comunidades negras (o con ascendencia africana) a la formación de Iberoamérica, y otras razones relacionadas con la manera en que se estudia la historia africana, demostraron la necesidad de visibilizar y resignificar la historia negra en Iberoamérica, con el fin de contribuir a mostrar los aportes de África en la formación de la afrolatinidad y su entrelazamiento con las culturas iberoamericanas. 

Por lo cual, es importante contar la historia (pasado y presente) de los descendientes de África en Iberoamérica (América latina y el Caribe, España y Portugal) desde una perspectiva crítica que permita narrar la historia desde la propia perspectiva de los colonizados y plasmarlas en libros y textos de historia con el fin de contribuir a comprender la complejidad de las dinámicas históricas, políticas, económicas y culturales que están aquí en juego.

África, la cuna de la humanidad

¿Sabías que el origen de la humanidad se encuentra en África? ¿Y sabías que allí surgieron las diferentes especies de homínidos que dieron lugar al ser humano, el cual se fue expandiendo por todos los continentes?

Quizá no, porque no es la versión de la historia que nos han enseñado. La historia africana suele ser contada desde una perspectiva eurocentrista, cargada de sesgos, mitos, y estereotipias.

Pero en Rescatando la historia queremos revisitar, con perspectiva crítica descolonizadora, las diásporas africanas en Iberoamérica y para eso es necesario que el conocimiento pase por un proceso de reconstrucción y resignificación de la historia y la memoria de los pueblos afrodescendientes.

¿Cómo asumir un reto tan grande como la deconstrucción de la historia que se ha enseñado por siglos? Pues bien, es necesario abrir la mente e interrogar lo aprendido. Desaprender es la palabra clave en este nuevo camino histórico que empezamos a recorrer.

La tradición académica occidental, hasta tiempos no muy distantes, sostuvo la idea que África no tiene historia, en tanto no posee una compilación escrita de su pasado. Se recurría a autores como Immanuel Kant y Friederich Hegel, entre otros, para asumir y aplicar la presunción según la cual la sociedad moderna europea representaba la realización de la razón universal.

Y si lo pensamos desde otra perspectiva, esa posición eurocentrista, que le adjudica la verdad absoluta a ese pensamiento, no hace otra cosa que reproducir las lógicas esclavistas y colonialistas que previamente asolaron el continente africano en el campo de la dominación política, social y económica.

Y ¿para qué cambiar un paradigma?

Pues bien, conocer otro lado de la historia contribuye a crear una identidad más diversa, más sustentada y real. La importancia de restituir maneras diversas de observar y comprender el mundo, ajenas a la racionalidad occidental, no solamente radica en dignificar a las regiones y sus poblaciones (africanas y afros) desfavorecidas y sus saberes, sino también encontrar alternativas prácticas de vida frente a la inminente crisis planetaria conducida por los estilos de vida occidentales, marcados por una visión del mundo consumista, destructora del medio ambiente y de las formas de sociabilidad humana como el Ubuntu.

Más Ubuntu, por favor

Seguramente escuchaste este término antes, en un discurso de Nelson Mandela. Pues bien, debería ser una palabra, incluso una filosofía, que todos reconozcamos y apliquemos, pues nos ayudaría a construir las sociedades empáticas que todos buscamos.

Ubuntu es una ética sudafricana centrada en la relación (vinculación) de unas personas con Otras. Tiene más que ver con una cosmovisión que con una idea política aislada de otros modos de racionalidad. 

Y no se queda ahí. Existe otro significado relacionado con el viejo adagio bantú “umuntu ngumuntu ngabantu” que significa aproximadamente “somos gente a través de los otros, de la otra gente”.

¿Qué podemos entender de eso? Que necesitamos de los otros para vivir, y que, si entendemos nuestra historia, la respetamos y respetamos de dónde venimos podremos construirnos como una sociedad más unida y que lucha por un bien común.

¿Por qué estudiar África si creemos que venimos de Europa? ¿Si la sangre que circula en nuestras venas también tiene raíces europeas, indígenas americanas, árabes, y del pueblo rom?

Pareciera que esta pregunta tiene una respuesta muy lógica, pero no. Vivimos en un mundo dominado por el conocimiento occidental.

Nuestra educación, salud, comercio, etc. están definidos por un modo de ser europeo porque creemos que de ahí venimos, que “el viejo continente” es el punto cero y que todo lo que de ahí se desprendió debe seguir ese modelo.

Pero quizá sea esta revolución que se está viviendo en el mundo una oportunidad para conocer la historia un poco más atrás y ser más conscientes, volver a nuestro real origen. El conocimiento es poder, dicen, y en Rescatando la historia ese es un concepto clave.

En África, persisten prácticas tradicionales de producción fundamentadas en el pensamiento africano (filosofía) del Muntu que defiende las ideas de amor a la naturaleza y a lo humano.

Se trata de una filosofía o un pensamiento de fraternidad entre los seres y los entes de la creación, construyendo una cosmovisión del mundo en mitos, estética, derecho, técnica, medicina, organización social, etc.

Esta filosofía es propia a los integrantes de la gran familia étnica y lingüística (suahili)de los bantúes que se ubican esencialmente en el África Oriental y Central y que se constituyen en un escenario significativo de expresión y acción de las ciudadanías multiculturales.

La imposición del eurocentrismo como la única forma de conocer el mundo, implica la negación de la producción intelectual alter (indígena, afro, chicana, femenina, etc.) como conocimiento.

Es necesario que hombres y mujeres de África, América Latina y Asia aprendan a intercambiar experiencias acerca de situaciones y estrategias de superación de ellos mismos como pueblos ‘subdesarrollados’, para afianzar así mismo lógicas de acción derivada del “realismo subalterno” en distintos niveles.

El ocaso de la civilización no muere en Occidente, sino que renace en el Sur.

Esa linda reflexión encierra en sí misma todo el significado de este proyecto: no hay manera más honesta y responsable de construirnos y reconstruirnos como latinos e iberoamericanos que reconociendo nuestros verdadero orígenes y abriéndonos a conocer ese lugar que le dio vida a la humanidad, que nos dio vida a nosotros mismos. 

*Los apartes en cursiva son extractos del texto Epistemologías alternativas descolonizadoras: una herramienta de conocimiento y re significación de la historia de los descendientes de África en Iberoamérica, del profesor Maguemati Wabgou, doctor en Sociología y Ciencias Políticas. Para conocer el texto original y completo puedes hacer click aquí.

Leave a Reply

Your email address will not be published.